Micromachismos

Llevamos toda la vida escuchando frases del tipo: “corres como una niña”, “ya estás hecha toda una mujer” o “qué suerte, tu marido te ayuda en casa”.

Aún hoy vivimos situaciones como comidas familiares en las que todos los hombres se quedan sentados porque se da por hecho que son las mujeres las que tienen que servir y recoger todo; parejas en las que los dos trabajan pero al llegar a casa el hombre se sienta a descansar mientras ella prepara la cena, baña a los niños y ordena todo; compañeros de trabajo que, siendo igual de buenos profesionales, es a la mujer a la que se le exige más y, por injusto que parezca, con un sueldo inferior en numerosas ocasiones. Esto es conocido como la brecha de género, aunque cada vez son más las mujeres que consiguen llegar alto, superando lo que se conoce como techo de cristal. 

Ha llegado el momento de decir basta. No podemos permitir que estos comportamientos sigan siendo tan comunes a nuestro alrededor. Es por todo ello que debemos exigir educar en feminismo desde la infancia y nosotras, junto con nuestras mayores, tenemos que concienciarnos para frenar estas conductas cuanto antes para así lograr una sociedad en la que el respeto y la igualdad sean la base de todas nuestras relaciones. 

Aquí hay un par de vídeos con numerosos ejemplos de micromachismos. Como bien dice el título, están ahí aunque no queramos verlos:

Print Friendly, PDF & Email