Un 15M por el clima y la juventud

Ya no tenemos un solo 15M histórico: ahora hay que diferenciar entre el 15 de mayo de 2011, el del movimiento indignado, y el 15M de 2019. En todo el mundo miles de jóvenes salieron a las calles para recordar que es necesario que todos los actores sociales tomen medidas para afrontar el cambio climático. Si no, el futuro de estas generaciones es, cuanto menos, incierto.

En España la concentración se convocó a las 12 del mediodía en 60 ciudades y como scouts no podíamos faltar a esta cita: nos unimos a la llamada de Juventud por el Clima. Y es que “las consecuencias del cambio climático en nuestro país son claramente visibles”, como recoge el manifiesto de la marcha.

“Ustedes dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos.”

Esa determinante frase es de Greta Thunberg, una activista sueca que a estas alturas seguro que conocéis. Es gracias a ella, que con 14 años se dio cuenta de que la juventud no puede esperar a que otros la salven, decidió dedicar los viernes a reivindicar que hay que hacer algo para garantizar el futuro del planeta y de quienes lo habitan.

La concentración de Madrid fue de las más numerosas: participaron 4.500 personas según la Policía Nacional (según la organización, fueron alrededor de 10.000).

“Necesitamos esperanza, pero lo único que necesitamos más que la esperanza es la acción. En lugar de buscar esperanza debemos buscar acción. Y solo entonces vendrá la esperanza”.

En total concordancia con esa frase de Thunberg y con nuestros principios, salimos a las calles. Queremos dejar el mundo mejor de cómo lo encontramos. Y, tal y como está, tenemos mucho que hacer para mejorarlo.

 

Print Friendly, PDF & Email