Día Mundial del Autocuidado

¿Sabías que el 24 de julio es el Día Mundial del Autocuidado? El cuidado personal o autocuidado puede parecer una obviedad pero, aprovechando la fecha, vamos a recordar qué es y cómo ponerlo en práctica.

El autocuidado “es una actividad aprendida, dirigida hacia cada persona mismos o hacia las demás, con el fin de conseguir un bienestar”, según el modelo Orem o la Teoría enfermera del déficit del autocuidado, creado por la enfermera estadounidense Dorothea Elizabeth Orem ( 1914 – 2007).

Autocuidarnos nos ayuda a tener una vida en la que tengamos que recurrir menos a la consulta médica. No evitará que nos surjan algunos problemas de salud (como las enfermedades genéticas) pero sí enfermedades comunes; incluso, pueden ayudarnos a sobrellevar menos las dolencias crónicas. El cuidado personal implica desarrollar y mantener hábitos saludables: deporte, dieta sana, consumo responsable de sustancias como el alcohol así como evitar el tabaquismo.

Autocuidarse en tiempos de pandemia

Una de las cosas básicas que debemos hacer para el cuidado personal y el de toda la sociedad es seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias: usa la mascarilla, mantén en lo posible una distancia de seguridad de 1,5 metros con otras personas, lávate las manos frecuentemente y usa gel hidroalcohólico para desinfectar tus manos cuando no puedas lavarlas.

Protegerse con mascarilla es muy importante para prevenir el virus. Lo demuestran casos como el de una peluquería de Estados Unidos en el que se evitó el contagio de 139 personas gracias a su uso. Eso sí: luego hay que desecharlas correctamente para que no haya infecciones y, también, para que no terminen en el mar.

También es cuidar la salud mental

El autocuidado va más allá de comer de forma sana o de caminar x pasos al día. También tiene que ver con cuidar una de las partes esenciales de nuestro cuerpo, pues lo hacen funcionar correctamente: el cerebro.

  • Aprender a decir “no”. Es muy sano quedar con nuestras amistades y personas que son importantes en nuestra vida, pero no pasa nada por decir “no” cuando no nos venga bien o, incluso, no tengamos ganas de verlas.
  • Descansa. Muchas veces llevamos una vida demasiado activa: actividades del grupo, cumpleaños, visitas de amistades que viven en otras ciudades, activismo… También hay que darse el tiempo de no hacer nada. Es una buena forma de recargar energías y proteger tu buen estado físico y mental.
  • Aléjate de las personas que no te hacen sentir bien. A veces hay gente a nuestro alrededor que se comporta como si fuéramos su pañuelo de papel y solo recurren a nosotras para lamentarse y quejarse de todo, y además no escuchan cuando les contamos nuestros problemas: los suyos siempre los consideran más importantes. Si hay personas así a tu alrededor, que sientes que no te aportan sino que te quitan energía y tiempo, aléjate de ellas por salud mental.
  • No es amor, es violencia. Hay relaciones de pareja disfrazadas de amor que realmente son relaciones de maltrato. Por salud y por seguridad, hay que ponerles fin. Si eres una mujer que sufre violencia de género o conoces a una que la sufre, ponte en contacto con el 016, el servicio de información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género.
Print Friendly, PDF & Email