¿Cuántas científicas eres capaz de nombrar? ¿Sabes quién creó el primer algoritmo? ¿Hubiera elaborado Albert Einstein la Teoría de la Relatividad sin Mileva Mari? ¿Sabes que la inventora de la técnica que usamos para las transmisiones inalámbricas es más conocida por el primer desnudo integral en el cine que por su aporte a la ciencia?

Todavía nos cuesta conocer las respuestas a estas preguntas; por eso es tan importante que Naciones Unidas instaurara, hace 5 años, el 11 de febrero como el Día de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia. “La igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas contribuirán decisivamente no solo al desarrollo económico del mundo, sino también al progreso respecto de todos los objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, según la propia ONU. Y es que los estereotipos de género que se arrastran desde hace mucho tiempo continúan manteniendo a las niñas y mujeres alejadas de los campos relacionados con la ciencia.

De este día nos habla nuestra corresponsal:


DISCLAIMER // Avisado estás, si empiezas la lectura, acabas, simplemente son muchas palabras que he garabateado con el objetivo de darles un mensaje completo, seguro que el tiempo invertido en este breve fragmento de texto resulta entretenido //

Creo que tengo suerte, de poder ser quién soy y decidir quién quiero ser. 

A l’atzar agraeixo tres dons: haver nascut dona, de classe baixa i nació oprimida.

I el tèrbol atzur de ser tres voltes rebel”.

A la suerte agradezco tres dones: haber nacido mujer, de clase baja y nación oprimida. Para así poder ser rebelde tres veces, como escribió una vez una de mis autoras favoritas, Maria Mercè Marçal.

Curiosamente, tengo suerte justo por no haber nacido en sus mismas condiciones pero aún así y siendo ambientes tan diferentes el suyo y el mío, me puedo sentir identificada con sus palabras. Por lo menos (¡demos gracias!) a mí como mujer ya se me han garantizado unos derechos sobre mi propia persona y, más importante, sobre mi educación, que es aquello que me va a forjar y moldear para convertirme en una de mis propias referentes. 

Por eso mismo, estoy muy orgullosa de poder decir que he elegido aspirar a perseguir una carrera en la ciencia.

El campo de la ciencia es sacrificado

Pero desde Hypatia de Alejandría en el siglo IV pasando por las primeras calculadoras de estrellas allá rondando el 1877, hasta mis propias profesoras de ciencia suponen un claro ejemplo de cómo cualquier mujer con ganas puede hacer grandes cosas, o cosas no tan grandes pero igual de importantes. 

Escribir de este tema sin caer de pleno en la redundancia de las dificultades que tenemos las mujeres en ámbitos destinados tradicionalmente a los hombres es difícil. Es por esto mismo que he decidido preguntar para no ser solo yo la que haga inciso en este insignificante matiz:

En palabras textuales de estudiantes mujeres de bachillerato científico: 

  • “Me tendré que esforzar más que un hombre para llegar igual de alto” 
  • “No he tenido apenas referentes femeninas”
  • “Se me ha insinuado que no soy válida para la ciencia”
  • “Obviamente lo tengo más difícil que un hombre en cuestión de oportunidades”

En palabras textuales de estudiantes hombres de bachillerato científico al presentarles las mismas cuestiones: 

  • “A lo mejor  en el pasado había desigualdades pero hoy en día son casi inexistentes”
  • “Quiero pensar que las oportunidades se dan por el potencial y no el género”
  • “Casi seguro que habría tenido más impedimentos al elegir mis estudios si fuera mujer”
  • “Hay muchas grandes mujeres detrás de ‘grandes hombres’ en la ciencia que son olvidadas”

Por otra parte, también decidí preguntar a mujeres dedicadas profesionalmente a la ciencia para ver que es lo que ellas realmente opinaban: 

  • “En muchas publicaciones en revistas científicas, al aparecer solo mi apellido, se han dirigido a mí como señor o doctor en vez de señora o doctora”
  • “En mis clases de ciencia predominan los hombres”
  • “Hay una clara distinción entre las ciencias sanitarias, dónde predominan mujeres y las ciencias puras o tecnológicas donde la mayoría son hombres”

Aún nos queda camino por recorrer y yo, como scout y persona y mujer y estudiante y futura científica y (se ve que escritora amateur), creo que podemos suplir las desigualdades colaborando igualitariamente si tenemos claros nuestros valores y principios además de nuestras prioridades.

Me gustaría concluir con una anécdota. El otro día navegando por la red buscando artículos sobre feminismo y ciencia topé con este titular:

Fue bonito hasta que leí el subtítulo.

FELIZ DÍA DE LAS MUJERES Y LAS NIÑAS EN LA CIENCIA


RECURSOS PARA TRABAJAR EN TU GRUPO SCOUT

Desde Scouts de España, sabemos que la educación lo es todo, por eso seguimos insistiendo en la necesidad de que desde las entidades educativas se estimule y facilite por igual a niños y niñas en sus futuros profesionales y se acabe con las barreras y limitaciones que actualmente se encuentran las mujeres. Esta insistencia también se amplía al mundo scout, recordando a los y las educadores/as que se anime por igual a niños y niñas en sus decisiones a la hora de elegir sus profesiones.

ACTIVIDADES EN TU CIUDAD

¡Busca la más cercana! Puedes filtrar por localización, fecha, tipo de público…


Científicas: pasado, presente y futuro. El cómic

Una forma de conocer más a algunas de las científicas de la historia de forma rápida y visual es la adaptación de la obra de teatro Científicas: pasado, presente y futuro a formato cómic.

Es una idea de Francisco Vega Narváez con guion original de Isabel Fernández Delgado, Clara Grima Ruiz, María José Jiménez Rodríguez, Adela Muñoz Páez, María del Carmen Romero Ternero y Francisco Vega Narváez, editado por la Universidad de Sevilla. Descárgalo aquí.

Mujeres pioneras contra el acoso sexual en la ciencia

Según los resultados, más del 50 % del profesorado femenino en ciencias, ingeniería y medicina ha sufrido acoso sexual o laboral, por eso para Julie Libarkin, científica del Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad Estatal de Michigan ha creado una base de datos de acceso abierto sobre el comportamiento sexual inadecuado en el ámbito académico. Nombres, apellidos, cargos, instituciones y un enlace para que el usuario pueda verificar los hechos. Su documento, que empezó con una docena de casos, ya suma más de 700. Pincha aquí si saber más sobre el #MeeToo en la ciencia.

Print Friendly, PDF & Email