Un plus en el currículum

¿Estás estudiando y no sabes en qué te gustaría trabajar? ¿Has terminado tus estudios pero no encuentras una ocupación? ¿Tienes hijas o hijos y te preocupa su futuro laboral? Lee este post.

“El 65% de los escolares trabajará en profesiones que no existen”. Estas palabras del que fuera presidente de Telefónica, César Alierta, no pueden dejar indiferente a nadie que tenga algún interés en la juventud, la educación, la formación o el trabajo. Un informe de Microsoft de agosto de 2016 coincidía en el análisis.

El cambio del modelo productivo

No podemos cualificar a una persona trabajadora si no sabemos en qué consistirá su trabajo, qué materias tendrá que dominar ni qué tecnología vendrá. Después de la revolución industrial, la era de Internet y del Internet de las cosas nos abre a un futuro laboral fascinante, pero desconocido. Nunca antes en la historia de la humanidad se han producido tantos cambios en tan poco tiempo y la tendencia es que seguirá así, creciendo exponencialmente.

Antes, ser aprendiz era el primer paso para formarse en una profesión para el resto de la vida; ahora las cosas no pueden ser más diferentes. Hace tan sólo una generación era habitual que un trabajador se jubilara en la misma empresa en la que empezó a trabajar; actualmente no sólo se cambia de empresa varias veces a lo largo de la vida laboral, sino que también se cambia de sector. La capacidad de reinventarse se está convirtiendo en una necesidad vital para no verse en el paro.

 

 

Internet, el Big Data, el Internet de las cosas, los algoritmos, la automatización y la robótica están cambiando el abanico de posibilidades a las que podemos acceder cuando terminamos nuestra formación. Hay muchas tareas repetitivas que un ordenador hace mejor que nosotros.

Sin embargo, hay muchas labores en las que los humanos somos, por ahora, muy superiores a las máquinas, tanto ordenadores como robots. Y es ahí donde se va a desarrollar una gran cantidad de puestos de trabajo para, mayoritariamente, niñas, niños y jóvenes que están estudiando ahora; profesiones que todavía no existen pero que, apoyadas en las nuevas tecnologías, necesitarán de las características humanas para ser ejecutadas.

La formación en torno a actitudes y capacidades

Los planes de estudios tienen que tener en cuenta los conocimientos que servirán de base para que luego se puedan incorporar los temas específicos de aquellas nuevas áreas de trabajo que se van a crear, pero es mucho más importante que tengamos en cuenta el fomento de actitudes y valores que capaciten a los jóvenes para encarar los retos de las novedades que se están produciendo en el día a día en las empresas.

Los departamentos de Recursos Humanos están valorando una serie de características que no tienen que ver específicamente con unos conocimientos concretos sino con habilidades. Y coinciden con las que fomentamos a través de nuestro programa educativo y que se desarrollan quienes practican el Escultismo.

Ya lo dijo en la revista Forbes la directora de España y Portugal y Co-Directora de Europa de Ashoka, Ana Sáenz de Miera, una organización referente del emprendimiento socia. “Con el lema «deja el mundo mejor de lo que lo has encontrado», la pedagogía scout se basa en que los niños sean capaces de entender y practicar su potencial de mejorar su entorno, resolviendo con valentía los retos a los que se enfrentan, y no mirando hacia otro lado ante las injusticias sino actuando para cambiarlas”.

 

Print Friendly, PDF & Email
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *