Cómo detectar el maltrato en la infancia… y qué hacer si tenemos sospechas

El 25 de abril se celebra el Día Internacional para la Lucha Contra el Maltrato Infantil.

¿Qué es el Maltrato Infantil?

Definir el maltrato infantil es complicado, incluye los abusos y la desatención de los menores, incluyendo el maltrato físico, psicológico, abuso sexual, pero también la desatención de las necesidades básicas y la negligencia. Lo explica muy bien en su post nuestra compañera Santy Conesa, en su artículo en Infoscout: Día Contra el Maltrato Infantil.

Los Datos del Maltrato Infantil en España

Día Lucha el Maltrato Infantil

En España, en el año 2020, se notificaron un total de 15.688 sospechas de maltrato infantil, según el Boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. De las cuales, 7.539 se consideraron como graves. Un 53,84% hacían referencia a maltrato de niños y jóvenes, mientras el 46,16% son relativas a niñas y jóvenes.

Por edades, el tramo entre los 11 y 14 años es el que registró más notificaciones, seguido del tramo de 15 a 17 años. Donde se registró el menor número de notificaciones fue en el tramo de edad entre 4 y 6 años. Es doloroso saber que hay notificaciones desde los 0 años.

El tipo de maltrato que más se ha registrado es el de negligencia, un 44,84%, seguido del maltrato emocional, 32,71%. El número de casos de maltrato físico fue de 3.463 y el de abuso sexual fue de 1.375.

Estos son los datos estadísticos de los maltratos registrados oficialmente, que probablemente estén muy lejos del número real.

Según un informe de Save The Children de 2018, más del 25% de los niños y niñas han sido víctimas de maltrato infantil por parte de sus cuidadores en España, aunque menos del 10% de los casos se denuncian.

¿Cómo podemos detectar el maltrato infantil?

Es complicado tener una certeza de que se produce un maltrato infantil, pero hay indicios que nos pueden orientar en ese sentido a evidenciar nuestra sospecha o descartarla.

Los indicadores físicos pueden ser: señales en el cuerpo del menor de magulladuras, heridas, fracturas, retraso en el desarrollo, manifestaciones físicas en el peso, la talla, la apariencia, que puedan resultar de conductas negligentes de los cuidadores.

Los indicadores comportamentales son aquellas reacciones de comportamiento o emocionales que puedan ser consecuencia, inmediata o a largo plazo, del estrés padecido. También los problemas de bajo auto-concepto, que puede acarrear reacciones muy dispares, desde la sumisión, inhibición y apatía, sentimientos de depresión o reacciones de agresividad.

Los indicadores académicos/educativos. Hacen referencia a las características del comportamiento del menor que afectan directamente a los resultados académicos, como los cambios bruscos de rendimiento escolar, dificultades de aprendizaje, problemas de atención, asistencia, etc.

Podemos encontrar un catálogo amplio y bien explicado de estas señales en la “Guía práctica para la prevención, detección y acción frente a la violencia”, editada por ASDE en el año 2014 y que puedes encontrar entre los recursos de ASDE en issuu.

¿Qué debemos hacer cuando detectamos el maltrato infantil?

Lo que no podemos hacer, bajo ninguna circunstancia, es mantenernos al margen del problema.

Según la gravedad o la urgencia del maltrato, debemos tomar unas u otras medidas. Si lo estamos presenciando, debemos buscar ayuda entre las otras personas cercanas a la acción para detener el maltrato. Es algo obvio. En el resto de los casos tenemos que comunicarnos con los Servicios Sociales de nuestro municipio, denunciarlo en el Juzgado de Guardia o ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Policía Nacional, Guardia Civil o Policía Local.

Repito, si tenemos una sospecha fundada en los indicadores que hemos comentado, no hacer nada no es una opción. Somos responsables del bienestar de nuestra infancia y juventud, como sociedad, es algo que no podemos soslayar.

Corresponsal Juan Perera

Print Friendly, PDF & Email